Saltar al contenido

La palabra de Dios para ti hoy día Jueves

La palabra de Dios para ti hoy día Jueves

Todos necesitamos un poco de sabiduría en nuestras vidas. Proverbios fue escrito como sabiduría práctica para la persona común y corriente. Se podría decir que se escribió para que los antiguos israelitas pasaran la vida cotidiana.

Nosotros también necesitamos ayuda para superar la rutina diaria, ya sea trabajar, ir a la escuela, cuidar de los niños.

Los siguientes 10 Proverbios pueden animarte e inspirarte a lo largo del día.

A las 6:00 de la mañana (el reloj despertador suena)

Conserva siempre el buen juicio, hijo mío, y no pierdas de vista la discreción. – Proverbios 3:21

A las 7:30 de la mañana (subirte al auto para ir a trabajar)

El camino de los justos es como la luz de un nuevo día: va en aumento hasta brillar en todo su esplendor. – Proverbios 4:18

A las 9:00 de la mañana (recibir un correo electrónico de un amigo que pide tu ayuda)

El que es compasivo se hace bien a sí mismo, pero el que es incómodo provoca su propio mal. – Proverbios 11:17

A las 11 de la mañana (tentado a chismear sobre la persona en el siguiente cubículo)

El imprudente habla mal de su amigo; el prudente guarda silencio. – Proverbios 11:12

Al mediodía (te encuentras con un amigo para almorzar)

El justo sirve de guía a su prójimo, pero los malvados pierden el camino. – Proverbios 12:26

A las 3:00 de la tarde (tu compañero de trabajo de habla enojado)

La respuesta amable calma el enojo; la respuesta violenta lo excita más. – Proverbios 15:1

A las 5:15 de la tarde (atrapado en el tráfico)

La norma de los justos es apartarse del mal; cuidar la propia conducta es cuidarse uno mismo. – Proverbios 16:17

A las 6:30 de la tarde (tu familia sirve en un refugio local para personas sin hogar)

Ofende a su Creador quien oprime al pobre, pero lo honra quien le tiene combajón. – Proverbios 14:31

A las 8:00 de la noche (te sientes abrumado por pensar en el día de mañana)

La angustia deprime al hombre; la palabra amable lo alegra. – Proverbios 12:25

A las 10:00 de la noche (preparándote para dormir)

Conserva siempre el buen juicio, hijo mío, y no pierdas de vista la discreción, pues serán para ti fuente de vida y te adornarán como un collar. Podrás andar confiado por el camino y jamás tropezarás.

Cuando descanses, no tendrás que temer; cuando te acuestes, dormirás tranquilo. No temerás a los peligros repentinos ni a la ruina que vendrá sobre los malvados, porque el Señor te infundirá confianza y evitará que caigas en alguna trampa. – Proverbios 3:21–26